Cómo tomar mejores decisiones y mejorar tu futuro

Nuestro presente es el resultado de nuestras decisiones y acciones pasadas. Nuestro futuro, en consecuencia, será el fruto de las acciones y decisiones que estamos tomando actualmente. Todo el mundo quiere tomar la decisión correcta en cada momento. Sin embargo, esto no es nada fácil. En este post os quiero dar 5 consejos muy prácticos para tomar mejores decisiones.


1. No pienses ni analices en exceso


Cada decisión debe tomarse con un cierto grado de reflexión para analizar las ventajas y las desventajas de cada escenario, así como las consecuencias y todas las opciones disponibles, pero pensar demasiado puede impedir que puedas tomar una decisión final en un plazo oportuno. No tengas miedo de llegar a una conclusión sin tener total certeza. De hecho, pensar demasiado puede hacerte entrar en parálisis por análisis o que tomes una decisión que normalmente no habrías tomado. Por no hablar del estrés asociado...


Cuanto más pienses, más dudas tendrás, lo que puede convertirse en un patrón y afectar a tu bienestar presente así como a las decisiones futuras que tengas que tomar.


2. Observa desde fuera


Si quieres tomar mejores decisiones, puede ser útil convertirse en un observador externo de la situación. De esta forma, es más probable que pienses en todas las otras opciones e incluso estés más abierto a considerar otros puntos de vista, lo cual puede ser muy útil cuando tus decisiones afectan a otros. A veces, hay muchas emociones en el proceso de decisión, y alejarse de la situación podrá ayudarte a centrarte y ver los hechos de forma más objetiva.


3. Reconoce tus errores y úsalos para crecer


Una de las mejores formas de tomar mejores decisiones es enfrentándote a tus errores y aprendiendo de ellos. Cometer errores no es necesariamente algo negativo, ya que pueden darte más confianza en tus habilidades para tomar decisiones en el futuro basadas en tus experiencias siempre y cuando decidas ser humilde, reconocer lo que no hiciste bien y aprender de ello.


4. Ponte en el lugar del otro o en la situación contraria


Antes de dar el paso con lo que crees que va a ser tu decisión final, asegúrate de haber considerado todo lo contrario. Al examinar otras opciones, puedes conseguir la confianza de que estás tomando la decisión correcta o encontrar opciones diferentes que quizá no habías considerado. Cuando te retas a ti mismo, también estás desafiando cualquier creencia que habías tenido durante mucho tiempo y que puede haber afectado o influenciado tus decisiones pasadas. Examinar las opciones desde otro prisma te ayudará a tomar decisiones bien razonadas y a crecer en este sentido.


5. Pide feedback


El feedback es muy importante, pero hay que tener cuidado. Algunos comentarios pueden ser de gran valor para ti, especialmente si provienen de personas que han estado o atravesado tu misma situación y pueden mostrarte cómo ellos realizaron tal cuestión con éxito. También puede ser útil si pides feedback a personas a las cuales admiras por su experiencia y conocimiento sobre un tema en particular. También es buena idea pedir feedback a aquellos a quienes afectará directamente tus decisiones o acciones, ya que estarán en una buena posición para darte opiniones con un ángulo distinto que no habías considerado.


Sin embargo, no deberías pedir feedback de forma indiscriminada. Demasiados comentarios pueden hacer que tu decisión se vuelve todavía más difícil de tomar. Escucha, mantén la mente abierta, reflexiona y toma la decisión que consideres más sensata.


Recuerda que tomamos decisiones importantes todos los días. Si cada vez tomas mejores decisiones, tu vida futura reflejará tus buenas decisiones en años anteriores. Toma mejores decisiones HOY, si quieres una mejor vida en el FUTURO.



43 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo